LA REDUCCIÓN DE LA HUELLA ECOLÓGICA EN NUESTROS ESPACIOS

LA REDUCCIÓN DE LA HUELLA ECOLÓGICA EN NUESTROS ESPACIOS

Somos herederos de una larga tradición constructiva, la mediterránea, que con una antigüedad milenaria no ha parado de evolucionar proveyendo nuestros entornos de unos estándares de calidad elevados. Pero el reto y la necesidad actual, si queremos dejar un mundo en condiciones para las próximas generaciones, es seguir mejorando estos estándares, minimizando a la vez su huella ecológica.

Después de años combinando la investigación en el ámbito docente con la construcción de espacios de interiorismo y arquitectura, nos hemos dado cuenta que los sistemas constructivos basados en el ensamblaje (construcción en seco y mecanizada) para resolver los elementos estructurales, cerramientos y divisorias de un edificio, dan una mejor respuesta para equilibrar la calidad del espacio y su compromiso medioambiental. Estos sistemas permiten aumentar los procesos industrializados de la construcción, y con ello se reducen los residuos, se acorta el tiempo de construcción y aumenta la calidad de los acabados. También se reducen los consumos de agua y energía…, y lo más importante: en el futuro permite recuperar con mayor facilidad los diferentes materiales utilizados, separarlos y devolverlos al ciclo de reutilización.

Implícito en los sistemas constructivos, tenemos los materiales usados que también necesitan de una atención especial. Estos tienen un papel fundamental: con sus cualidades externas embellecen el entorno proveyendo de identidad y riqueza sensorial la atmósfera del espacio. Con sus cualidades internas pueden mejorar la calidad del aire que respiramos, ya que, como piel envolvente, participan de la función reguladora y el filtraje natural en el intercambio constante que se produce entre el interior y el exterior. Una tercera cualidad que también nos interesa tiene que ver con su proceso de extracción, fabricación y vida útil.

Con estos criterios hemos desarrollado sistemas constructivos para el uso en rehabilitación o en obra nueva. Sistemas que nos permiten avanzar en soluciones para equilibrar nuestras necesidades y las medioambientales reduciendo su huella ecológica sin renunciar a la calidad constructiva y del espacio.

No es la sostenibilidad el propósito final de la arquitectura. Pero una arquitectura mas sostenible y comprometida con las necesidades de su tiempo sí que puede ser semilla de un futuro mejor.

 

Texto: Gabriel Gomera.